Browsing Category

Gabriela Cano

Gabriela Cano, Inventario,

Hogar Dulce Hogar por Gabriela Cano

Cuando era niña tenía un libro que se llamaba Hogar Dulce Hogar. Se trataba de un topo que pasaba el día en sus labores y siempre recordaba la pequeña ciudad a donde pertenecía con todo y cada uno de sus integrantes. <Mi abuelo siempre lleva las velas> recordaba el animalito en alguna hora del día. Yo amaba su diálogo interior,

Gabriela Cano, Inventario,

Planetas por Gabriela Cano

Leí que la NASA descubrió siete planetas parecidos a la tierra y que están ubicados a 40 años luz de distancia. Cuando era niña la vida extraterrestre ocupaba una buena parte de mis ideas. Sentía que en otro mundo habría alguien que también se quedaría en la ventana viendo el cielo de noche y me preguntaba si lo vería igual

Gabriela Cano, Inventario,

Criatura por Gabriela Cano

Un día me empezó a salir una especie de protuberancia en mi brazo izquierdo. Decía que era mi retoño y me burlaba de él con mi hermana y con mi amiga Pau. Esa extensión de mi cuerpo formaba aún en su excrecencia un lugar en mi cotidianidad y mis hábitos. Mamá dijo que tenía que ir al doctor y después

Gabriela Cano, Inventario,

Dos años de vacaciones por Gabriela Cano

A veces me siento un adulto poco funcional. Se me rompe el lavabo, tengo una fuga en la estufa, se me olvida pagar la luz. Pienso que si me encontrarán ahogada en mi casa por mi boiler descompuesto pensarían que fue un suicido en torno a lo poético pero no sobre mi torpeza. El futuro me ahogo, escribirían en mi

Gabriela Cano,

Stop Crying Your Heart Out por Gabriela Cano

Cuando era niña siempre oía la radio. Cuando estaba en casa porque mi Papá la encendía y cuando iba con mi Abue porque prendía su radionovela desde las cinco o las seis de la mañana o alguna hora en la que todavía estaba oscuro afuera. Esa es la razón por la que sé quién es Kalimán y de que tararee

Gabriela Cano,

Listas líricas por Gabriela Cano

Cuando era niña mi mamá me cantaba un son para que me pudiera dormir. Se llamaba El Cascabel. Creo que me gustaba porque decía que sonaba sobre la arena y porque repetía muchas veces la palabra oropel. No sabía que significaba esa palabra, pero imaginaba que eran las partículas de polvo que traslucen por las ventanas cuando sale el sol.

Gabriela Cano, Inventario,

Albergue por Gabriela Cano

para Agus Hace casi tres años vivía en otra ciudad en el techo de una casa vieja. Dormía mucho y comía muy mal y mucho. Llevaba una rutina que implicaba tomar clases que no me gustaban y cuidar las plantas que vivían de mi calle a la puerta de mi habitación. Eso no me enseño nada de jardinería, pero sí

Gabriela Cano, Inventario,

Alienígena por Gabriela Cano

Cuando viajo, muchas veces, no veo la película que pasan en el autobús. No porque no sea interesante sino que hacia afuera la luz corre detrás de mi pupila hacia la carretera y las plantas y los árboles y las líneas de tránsito se extienden por lo largo del camino. Luego me acuerdo de los vídeos en los que algún

Editorial, Gabriela Cano,

Autopsia por Gabriela Cano

  Tengo miedo de muchas cosas. En especial a las más propias. A salir de mi habitación con la pijama larga y parecer un fantasma. A verme sin querer en el espejo durante la noche. Aquello que me asusta es mi propio cuerpo cuando parece otro. Cuando no me recuerda al que suelo sentir o ver sobre mis pies. El origen

Gabriela Cano, Inventario,

Insectos por Gabriela Cano

Hace unos días me pico un insecto en el pie. Imagino que puede ser una araña de esas que peligrosamente se azotan en la ventana de la habitación donde duermo. No he querido hacer escándalo y, sin embargo, estoy escribiendo al respecto porque una protuberancia se ha alojado a lo largo de mi tobillo produciendo  una coloración roja y una

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies