Browsing Category

Inventario

Inventario,

Un polvo con el demonio por Carlos R.

Dicen que el número del demonio Es el 666 Pero no Yo estoy seguro que es el 333 Tres y treinta y tres de la madrugada El demonio llego a mí Vestido de niña llorando ‘Mi nombre es Vanessa y quiero morirme’ Me dijo el muy pendejo Yo me hice el cojudo ¿Por qué lloras Vanessa? El no dejaba de

Inventario,

IV. Fist por Luz Atenas Méndez Mendoza

A duras penas podía recordar las tardes en el jardín trasero de la casa de sus padres; había crecido en el Prenzlauer Berg, un barrio al norte de Berlín, y asisitió a clases de kung fu en la calle Dunckerstraße desde pequeño. Aprovechó la única oportunidad que la vida le dio para salir del país y buscar nuevos horizontes, siguiendo

Inventario,

Inmóvil por Andrea Rojas

Me encuentro recostada en mi cama, mirando por la ventana sin saber que estoy mirando… No sé en qué momento comenzó todo esto, tantas preguntas y dudas existenciales, la pregunta "¿Por qué?" da vueltas en mi cabeza día y noche sin dejarme respirar, llegó una ola de cambios que arrasó con mi estabilidad mental, no los vi venir y hoy

Inventario,

Duarterías a la carta: Tres variaciones para mejores intentos declamatorios por Raúl Reyes Ramos

Hace unos días, antes de escucharlo dar instrucciones telefónicas para exigir que se enviaran de manera urgente, unas cajas de huevo llenitas de dinero, a las oficinas del PRI nacional, Javier Duarte se sintió declamador que no poeta.             El llamado Javidú -de voz pitosa, barba de leñador y mirada enloquecida- en uno más de sus impactantes lances declaratorios, espetó

Inventario,

Crash por J. D. Zárate

Cuando eres niño, las cosas son totalmente diferentes a cómo puedes llegar a verlas en la estúpida adultez. Nada tiene intención, solo es, uno no se anda preocupando por absolutamente nada… bueno, sí se preocupa uno, es por la nada. Un accidente automovilístico puede resultar más pacífico de lo que cualquiera podría pensar, solo los niños entendemos esto. Era de

Inventario,

III. Fist por Luz Atenas Mendez Mendonza

El teléfono móvil no dejaba de sonar, pero Elliot estaba ocupado, a la mitad de una clase. Se había decidido a enfocarse en el trabajo para olvidar el tema, sin embargo, mientras más tiempo pasaba en el local y en la casa, menos lo olvidaba. Sentía molestia, pero sabía que no era la culpa de Jacqueline, sino del chico que

Inventario,

Florecer por Mari Pineda

20 años y contando, es prácticamente lo único que sé certeramente de mi. No había construido buenos senderos o caminos fuertes, ni siquiera sabía si quería construirlos. Pensaba mi vida siempre como un futuro, ya sabes la típica frase de “cuando sea grande” el problema es que ya era grande y la negación era más brillante que mi futuro. Quería

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies